jueves, 29 de marzo de 2018

El tiempo no hace ruido


El tiempo no hace ruido cuando pasa.
Recorro mi distancia a puntos anteriores,
tal vez por atrapar migajas de mi historia.
Y es un pasar callado, de muchas historias que tejieron,
los caminos de ida, las calles y las plazas.
Creo conocer esa distancia de cabo a rabo,
pero no es igual cuando la miro y siento.
No puede ser igual porque son otros ojos los que miran,
como otros son los caminos de vuelta.

Hay tramos enteros y tramos que ralean, no es parejo.
Están revueltas y mezcladas las hojas de un otoño con otros.
Tantas veredas transitadas, suelas gastadas, tanta distancia.
Imposible saber, en ese o este punto, cuál era justo aquella hoja.
Se puede solamente, soplar hoy las hojas de este otoño,
y confiar en que van a saber dónde les toca.
Y mirar adelante una distancia nueva, con otros puntos,
con visitas pendientes, con caminos de ida,
con lustrosos minutos pasando calladitos,
en el estruendo de la vida.

El tiempo no hace ruido cuando pasa, es la vida que alborota,
ella es la responsable -entre otras cosas- del entrevero de hojas.

viernes, 16 de marzo de 2018

De pasada


Me queda de camino. Justo habitando el mismo tiempo, es una pena no compartir espacio. No me refiero a todo, tan sólo un retazo, el piso del comedor, un pedazo de vereda, la mesa de un bar, el mate en el balcón. Nacemos, vivimos y morimos, todo en un rato. Yendo y viniendo, marcando tarjeta, cuidando las crías, aprovechando el sol. Nos mojamos con el agua cuando llueve, nos abrigan las mismas lanas, nos duelen los mismos cortes. Y no hay vuelta, sólo una cosa nos sana, el amor. Trabajar con amor, rezongar con amor, aprender con amor.

En serio me queda de pasada, no lo digo por compromiso. Me tiro hasta tu espacio en este tiempo, porque no hay otro después. El que cuenta es éste momento que te cuento. Hacerse un tiempo, eso necesita el animal humano, para contar chistes, para hablar de lo que es bueno y lo que es malo, para festejar los logros y llorar las pérdidas. Tiempo y espacio compartido para rascarnos las pulgas, para salir de paseo con lo puesto, para mirar el cielo y decir “¿Vos viste cuántas estrellas?”.

Es genial mirarse la punta de los pies, pasarse la mano por la espalda y sentir el alivio. Está bueno pensar en cosas triviales y reírse de uno mismo. Y reflexionar sobre el ser y la nada y todo eso.
Pero después del solaz de estar conmigo, me gusta que me digas “No puedo creer que seas tan pelotuda”, “Pero qué lindo lo que hiciste”, “Vos te fijaste en todo lo bueno que tenés”, y así.
Porque para darnos cuenta de que somos tan geniales como papafritas, se necesita de alguien que mire y diga, en nuestra cara, lo mucho que nos quiere, lo mucho que todavía tenemos por hacer.

A mis amigas y amigos, a la gente loca que me quiere, les escribo esto con alegría, con dolor en el cuello, toda despeinada y en ropas de entre casa. Estoy justo pasando por esta vida cuando están ustedes, mejor es fantasía.


lunes, 12 de marzo de 2018

Pieles


La memoria de la piel no se pierde. Se recambian las células, el color, la textura, el volumen, pero la memoria celular permanece. En toda la superficie, están vivas las caricias y los abrazos, los besos. Las manos de abuela haciendo cruz en la panza para sanar el dolor. Los brazos de madre espantando un mal sueño. Las caricias de bebé, desde adentro y desde afuera. La piel amada, elegida para tocar, el toque de esa piel, de todos los lados posibles.
Se ensancha, se tensa, vuelve al sitio, se traslada, la piel viva nunca está dormida, aunque esté en silencio. A veces grita, a veces mece, otras duele. Abriga y protege, se rasga, soporta cambios de temperatura, golpes, moretones y también alivios. Y de todo se acuerda, de pieles conocidas, de aquellas veneradas, de otras fugaces. Y permea, nos deja transformarnos mucho más allá de la superficie. Porque la caricia se cuela hasta el alma y salpica la sonrisa. El alcance es incalculable, geográficamente hablando, porque no es decir “toco acá” y que se alegre ese pedacito, no! Se propaga por el cuerpo y se abre camino hasta el corazón. Porque eso tienen las pieles, que disfrutan de conversar con otras, se cantan, se ronronean. Es que sin otras, sin posibilidad de cercanías, un ser humano se convierte en piel rellena, no en persona.
Hoy que miro mis manos no tan lisas como antes, piel curtida, me da por agradecer a esas otras pieles que me han hecho quien soy y me permiten decir lo que digo, desde el amor de mis dedos.

domingo, 7 de enero de 2018

Consejos para Silvana

No escribas la palabra “amor” de forma irreverente dijo el maestro.
Que se deje adivinar en texto digo yo, que se asome.
Abusar de ella puede resultar grandilocuente o terrible.
Que tu prosa no se adorne con exceso,
que sea pura y simple
y que venga plena de vida.
No uses los adjetivos a menos que sea fatal, dijo el maestro.
No escribas para que admiren tu folleto digo yo.
Si vas a escribir, hazlo para poner en negro sobre blanco tu piel entera.
Si ha de tratarse de sentires, dibújalos,
si son historias, vívelas para dotarlas de alma.
Que tenga sentido lo que dices, al menos para ti.
Que no te tiente la frase lujosa, pero que no te avergüence si nace.
No busques un modelo pero no lo desdeñes si aparece,
Otros escribieron en tu vida, no puedes ignorarlos.
Miles de saberes, miles de palabras se te quedaron a vivir.
No es menor, nada podrías ser sin ellas, agradece siempre
las historias que te hicieron hoy
un ramo de vidas.
Yo estoy en el camino, con paso desparejo, gracias.

sábado, 6 de enero de 2018

Un velo de pestañas

Tal vez haya un nuestro que no es éste
acaso una mirada, una caricia
te veo, siempre yendo
y no te quedas
no hay regazo tu cabeza late
se pierde mi abrigo y mi cuidado
No son míos tus pasos ni tuyos mis quehaceres
Busco respuestas en la almohada
callada la noche no contesta
Has de venir mañana, todo vuelo de sonrisa?
Por las dudas dejaré
entornados los ojos
un velo de pestañas
una flor de mis manos, trazo lento
por verte cara a cara y de tu aliento
beber algo del orden del deseo
Vas a despegar mis labios?
Se queda en mí la pregunta, sobrevuela
el delgado latir de mis palabras
el cielo que no muestra sus estrellas
la calle que desierta se agiganta
y saber, que no vendrás mañana

sábado, 21 de enero de 2017

Soltar y hacer espacio

Porque con mirarte no me alcanza, porque de tocarte Dios me libre, voy a ponerte en palabras.
En un trozo de papel inofensivo, puesto allí, ya nada temo, te neutralizo, te dejo solo retratado ahí y luego me siento poderosa. No hay persona que resista este proceso, cuya duración es variable, de poner digo, su nombre entre paréntesis, o entre comillas, lo que importa es el resultado. Queda (así) o “así”, pierde fuerza y se diluye. Y yo decido cuando está, cuando ya es suficiente, yo sé y eso es lo que importa. A veces lleva más tinta, más renglones, a veces un par de palabras y el conjuro está completo. Eso depende de factores como intensidad, frecuencia y antigüedad.
Una vez hecho, ya puedo levantar los brazos y sonreír mirando la ventana, disponible para pronunciar otro, cuya sonoridad me conmueva. Qué vida ésta con nombres que tienen ojos y sonrisas, y manos que acarician. Qué cosa desprenderse, soltar y hacer espacio.


miércoles, 4 de enero de 2017

De versos y servilletas

Versos en servilletas, en el fondo del cajón. El escribe en el bar mientras la mira. Ella escribe en el bar mientras lo espera. Testimonios de amor, cómplices de encuentro y desencuentro.
Pueden pasar muchos años, puede el papel amarillear, pero esos versos, mantienen su fragancia. Es cierto que algunos no llegaron, por no decirle, por no animarse, arrugados en el bolsillo, en ascuas, perdidos para siempre. Pero otros si, que cuento las horas para verte, que la oficina es una tortura, que qué no daría yo, que cómo la vida me sorprende así...
Papeles que te regalaron un tiempo del otro, ese que pasó pensando en ti. Dolor cuando no se entera, de eso tan hermoso que estaba escrito allí. No hay peor destino para el verso amante, que no ser leído por quien lo inspira, es la pérdida, el desconsuelo, la página vacía.
Si tus palabras cayeron en desgracia, que no te quiten la belleza de haber puesto, en un trozo de papel, hace ya mucho, un brillo de tu alma, sólo un destello. Que siga palpitando cada estrofa con tu vida, para poder decirla cuando quieras, cuando la noche avanza.